Page 13

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Antimicrobianos Artículo Original www.sochinf.cl 209 Discusión Una de las formas más eficientes para enfrentar la resistencia a antimicrobianos en los microorganismos hospitalarios es la implementación de programas que promuevan su uso racional mediante la implementación de guías de tratamiento para las patologías infecciosas más frecuentes5,7,10,12,17. Esto, acompañado del seguimiento al consumo de antimicrobianos en forma controlada, incluyendo restricción de ciertos antimicrobianos de acuerdo a la ecología hospitalaria y sugerencias de cambio en el tratamiento dirigidas por un experto, garantiza un impacto en el consumo, ya que son los factores modificables más importantes en la práctica clínica con respecto al uso de antimicrobianos en una institución. La adherencia a la guía institucional para el manejo de la patología infecciosa fue superior a 80% y estuvo asociada a la disminución en el consumo de antimicrobianos frecuentemente usados en el ambiente hospitalario como meropenem. Este hallazgo puede estar directamente relacionado con la disminución en la resistencia a antimicrobianos, en general, para P. aeruginosa, bacteria que por presión selectiva secundaria al uso indiscriminado de este tipo de antimicrobianos adquiere resistencia23. Es importante mencionar que la disminución en el consumo de meropenem está relacionada, en cierta forma, con el incremento del consumo de imipenem; esto, atribuible a la creciente resistencia específica a meropenem que se venía observando en la clínica, razón por la que se decidió entonces restringir este antimicrobiano dando la opción de utilizar imipenem como alternativa en carbapenémicos. Aunque la tendencia en el consumo antimicrobiano fue hacia un aumento significativo en su prescripción, esta situación se explica porque durante el transcurso del estudio, la institución se convirtió en un centro de referencia Figura 4. Tasa de IAAS por dispositivos invasores (x 1.000 días dispositivo) desde octubre de 2012 hasta septiembre de 2014. ITS-AC: infección del torrente sanguíneo asociada a catéter. ITU-AS: infección del tracto urinario asociada a sonda. NAVM: neumonía asociada a ventilación mecánica. en enfermedades infecciosas, aumentando la complejidad de los pacientes admitidos; ello repercutió necesariamente en su vulnerabilidad frente a las infecciones y necesidad de usar antimicrobianos. Ceftriaxona, una de las moléculas más controladas durante la intervención debido a su capacidad de seleccionar microbiota bacteriana resistente -especialmente aquella productora de BLEE24,25- mostró una disminución significativa en el consumo. A pesar de esto, se observó que en el período post-intervención se incrementó la proporción de enterobacteriaceas productoras de BLEE (principalmente Escherichia coli) y resistencia a piperacilina/ tazobactam. Este hallazgo puede estar relacionado con el aumento significativo en el consumo de aztreonam y piperacilina/tazobactam en el período post-intervención; la evidencia ha demostrado que el incremento en el uso de estos antimicrobianos selecciona para este tipo de microorganismos resistentes24,26. La disminución en el consumo de vancomicina estuvo relacionada con que el producto innovador de este antimicrobiano no se encuentra disponible en Colombia y los genéricos de vancomicina han mostrado en nuestro país problemas de fármaco-equivalencia en términos de eficacia clínica, así como reporte de fallas terapéuticas27,28; vancomicina sólo se avaló para profilaxis pre-quirúrgica, razón por la cual se observó un incremento en el consumo de linezolid y daptomicina como opciones alternativas. Durante la implementación del programa de uso racional de antimicrobianos se observó una disminución en la incidencia de las IAAS. Aunque esto puede estar relacionado con el programa de uso racional de antimicrobianos, este hallazgo no puede ser definido como un resultado del programa, sino como resultado de estrategias propias del control de las IAAS realizadas en este mismo período de tiempo (como la inclusión en la política de una Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 205-211


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above