Page 21

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Epidemiología Artículo Original Figura 4. Frecuencia de lesiones ocasionadas en la región del tronco y extremidades según género. Provincia de Los Andes (2005-2007). Tabla 6. Frecuencia y tasa comuna de residencia de PM y animal mordedor. Provincia de Los Andes (2005-2007) Comuna Persona mordida Animal mordedor n % Tasa* n % Los Andes 1.558 71,2 808 177 21,9 Rinconada 86 3,9 364 20 2,4 San Esteban 326 14,9 680 44 5,4 Calle Larga 216 9,8 609 23 2,8 San Felipe - - - 3 0,3 Chacabuco - - - 1 0,1 Ignora domicilio - - - 78 9,6 No consignado - - - 459 57,0 Total 2.186 100,0 787 805 100,0 www.sochinf.cl 217 Distribución de mordeduras según comuna de residencia El 71,3% de las personas mordidas tenía su residencia en la comuna de Los Andes, donde se presentó una tasa de mordeduras de 808/100.000 hbts. Le sigue la comuna de San Esteban con 14,91% de personas mordidas y una tasa de 680/100.000 hbts. En cuanto a la comuna de residencia del animal mordedor, fue posible obtener información a partir de 805 notificaciones de denuncia de animal mordedor. El 22% de los animales mordedores tenían su domicilio en la comuna de Los Andes seguida por la comuna de San Esteban con 5,4% (Tabla 7). Distribución de mordeduras según origen y condición de propiedad de animal mordedor Treinta y cinco por ciento (n: 287) de los animales eran conocidos por las víctimas. Más de 50% (n: 483) de los datos sobre el domicilio del animal mordedor no fue consignado. Al analizar la condición de propiedad se obtuvo que 33,7% (n: 87) de las mordeduras fue ocasionada por un animal que pertenecía a la víctima. Diagrama de flujo de vigilancia animal mordedor La notificación de animal mordedor se aplicó a 47,6% (n: 805) de las PM. Se realizaron 475 visitas y fue posible observar a 108 animales; de éstos, sólo nueve tenían vacuna anti-rábica vigente, representando 1,1% del total de formularios de notificaciones. De los animales no observados, 66% presentó direcciones incompletas o indeterminadas (Figura 5). Discusión En cuanto a la magnitud del fenómeno, se observaron diferencias entre las tasas reportadas por DEIS-MINSAL (167/100.000 habts) y SEREMI de Salud Valparaíso Oficina Aconcagua (320/100.000 hbts), existiendo una sub notificación estimada en 52,3%. Es destacable la alta incidencia de mordeduras en niños de 6 a 10 años (tasa:1.521/100.000 hbts). La distribución en el tiempo de las mordeduras presenta estacionalidad, existiendo incremento de la frecuencia entre los meses de octubre y marzo, siendo la mayor frecuencia en diciembre. Esto concuerda con otros estudios realizados en el país, en los cuales las mordeduras ocurren principalmente en los meses más calurosos del año. Los meses de invierno en la Provincia de Los Andes presentan temperaturas bajas que fluctúan entre 0 y 15 °C, condición que lleva a las personas y animales a buscar lugares para protegerse del frío y tener menor interacción. Otros estudios señalan que por el frío en invierno las personas utilizan mayor cantidad de ropa, lo que los protege de los efectos de las mordeduras3,17-19,23. *Tasa anual por cada 100.000 habitantes. PM: Personas mordidas. Figura 5. Diagrama de flujo: Observación del animal mordedor realizado por equipos de SEREMI Salud Aconcagua (art. 14. Reglamento de prevención y control de la Rabia en el hombre y animales). Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 212-220 Masculino n = 601 n = 237 (39,43%) n = 291 (48,42%) n = 12 (2%) n = 61 (10,15%) n = 41 (9,72%) n = 4 (0,95%) Femenino n = 422 n = 144 (34,12%) n = 233 (55,21%) Personas mordidas n = 2.360 Animales susceptibles de observación n = 1.688 (71,5%) DAM n = 805 (47,7%) Visitas n = 475 (59%) Animal observado n = 108 (13,42%) Animal no observado n = 697 (86,58%) Vacuna AR vigente n = 9 (1,11%) Dirección incompleta o indeterminada n = 458 (65,71%)


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above