Page 29

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Investigación Clínica Artículo Original www.sochinf.cl 225 grado profundo o mayores, que tuvieron dos o menos desbridamientos, presentaron mayor probabilidad de bacteriemia. En el presente estudio, 9,6% (n: 25) de los pacientes recibieron antimicrobianos profilácticos por vía sistémica antes de ingresar a la cohorte; sin embargo, de manera semejante a lo reportado por Barajas-Nava y cols.16, no se cuantificó diferencia en la ocurrencia de bacteriemia en pacientes con y sin antimicrobianos. Rosanova y cols.17, observaron que el uso de antimicrobianos profilácticos en niños con quemaduras incrementa el riesgo de infecciones (RR 5,22; IC 95% 1,26-21,63). La baja mortalidad (0,38%) cuantificada en este estudio es probable que se deba a que la mayoría de pacientes de la cohorte presentaron quemaduras con menos de 20% de SCQ o de segundo grado superficial; Cuenca-Pardo y cols.2, en estudio realizado en Magdalena de las Salinas, México, reportaron una mortalidad mayor de 0,87%. Las limitaciones de este estudio son un tamaño de muestra insuficiente para subgrupos de pacientes con quemaduras de tercer grado o de extensión mayor a 40%. Debido a que no se contó con cultivos cuantitativos de piel, no fue posible establecer asociación de los eventos de bacteriemia con infección probada de la herida; los diagnósticos de infección de la herida (n: 4) se realizaron mediante observación y sólo en un caso existió infección concomitante de piel y el torrente sanguíneo. Conclusiones La incidencia de bacteriemia fue de 9,6 eventos por 1.000 días paciente. Las bacterias más frecuentes aisladas fueron enterobacterias (41,9%), S. aureus (22,6%) y P. aeruginosa (22,6%). Los pacientes con quemaduras ≥ 20% SCQ (HR 11,06; IC 95% 4,8-25,4) y de segundo grado profundo o mayores (HR 6,9; IC 95% 2,0-23,3) con dos o menos desbridamientos (HR 26,4; IC 95% 8,0-87,7) presentan mayor riesgo de bacteriemia. Resumen Introducción: Los eventos de bacteriemia son causa frecuente de mortalidad en pacientes con quemaduras y pueden originarse en heridas infectadas, por translocación bacteriana de microorganismos endógenos, por dispositivos invasores o por soluciones intravenosas contaminadas. Objetivo: Cuantificar la incidencia de bacteriemia en pacientes pediátricos con quemaduras e identificar los factores de riesgo. Material y Métodos: Estudio de cohorte prospectivo, en población pediátrica con quemaduras del Hospital Civil de Guadalajara “Dr. Juan I. Menchaca”. En pacientes con manifestaciones clínicas de sepsis se diagnosticó bacteriemia mediante cultivos de sangre. Se indagaron factores de riesgo con análisis multivariado con regresión de Cox. Resultados: Se incluyeron en la cohorte 260 pacientes, mediana de edad 3 años. La incidencia de bacteriemia fue de 9,6 eventos por 1.000 días paciente. Las bacterias más frecuentes aisladas fueron enterobacterias (41,9%), Staphylococcus aureus (22,6%) y Pseudomonas aeruginosa (22,6%). Los factores asociados a bacteriemia fueron: quemaduras ≥ 20% de superficie corporal quemada (HR 11,06; IC 95% 4,8-25,4), quemaduras de segundo grado profundo o mayores (HR 6,9; IC 95% 2,0-23,3) y haber tenido dos o menos desbridamientos (HR 26,4; IC 95% 8,0-87,7). Conclusiones: Pacientes con quemaduras más extensas y profundas, con menor número de desbridamientos presentan mayor riesgo de bacteriemia. Referencias bibliográfícas 1.- Church D L, Slaba I, Winston B W, Lindsay. Burn Infections. En: Rosenbert E, De Long EF, Lory S, Stackebrandt E, Thompson F, Editores. The Prokaryotes. Berlin Heidelberg: Springer- Verlag; 2013. p. 353-74. 2.- Cuenca-Pardo J, Álvarez-Díaz C J, Comprés- Pichardo T A. Related factors in burn children. Epidemilogical study of the Burn Unit at the “Magdalena de las Salinas” Traumatology Hospital. J Burn Care Res 2008; 29 (3): 468-74. 3.- Rodgers G L, Mortensen J, Fisher MC, Lo A, Cresswell A, Long SS. Predictors of infectious complications after burn injuries in children. Pediatr Infect Dis J 2000; 19 (10): 990-5. 4.- Murray C K. Burns. En: Bennett J, Dolin R, Blaser MJ, Eds. Mandell, Douglas, and Bennett’s Principles and Practice of Infectious Diseases. 8 ed. New York: Elsevier Saunders; 2015. p. 3505-9. 5.- Orozco-Valerio M J, Miranda-Altamirano R A, Méndez Magaña A C, Celis A. Tendencia de mortalidad por quemaduras en México, 1979- 2009. Gac Med Mex 2012; 148: 349-57. 6.- Ibarra-Estrada M A, Chávez-Peña Q, García- Guardado D I, López-Pulgarín J A, AguirreÁvalos G, Corona-Jiménez. A 10-year experience with major burns from a non-burn intensive care unit. Burns 2014; 40 (6): 1225- 31. 7.- Hassen A F, Khalifa S B, Daiki M. Epidemiological and bacteriological profiles in children with burns. Burns 2014; 40: 1040-5. 8.- Öncül O, Öksüz S, Acar A, Ülkür E, Turhan V, Uygur F, et al. Nosocomial infection characteristics in a burn intensive care unit: Analysis of an eleven-year active surveillance. Burns 2014; 40 (5): 835-41. 9.- Ramos G E, Resta M, Durlach R, Patiño O, Bolgiani A, Prezzavento G, et al. Peri-operative bacteraemia in burn patients. What does it mean? Ann Burns Fire Disasters 2006; 19 (3): 130-5. 10.- Greenhalgh D G, Saffle J R, Holmes J H, Gamelli R L, MD, Palmieri T L, Horton J W, et al. American Burn Association Consensus Conference to Define Sepsis and Infection in Burns. J Burn Care Res 2007; 28 (6): 776-90. 11.- Hogan B K, Wolf S E, Hospenthal D R, D’Avignon L C, Chung K K, Yun H C, et al. Correlation of American Burn Association sepsis criteria with the presence of bacteremia in burned patients admitted to the intensive care unit. J Burn Care Res 2012; 33 (3): 371-8. Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 221-226


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above