Page 40

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Experiencia Clínica 236 www.sochinf.cl conjugadas10. Uruguay fue el primer país de Latinoamérica que introdujo en 1994 la vacuna conjugada contra H. influenzae tipo b en el Programa Ampliado de inmunizaciones (PAI), demostrando una reducción significativa de las enfermedades invasoras, fundamentalmente meningoencefalitis aguda supurada11. En una publicación que analiza la reducción de casos de enfermedad invasora por H. influenzae tipo b hospitalizados entre 1993 y 1999, las IOA representaron el tercer evento más frecuente después de meningitis y neumonía; se registraron infecciones multifocales12. En el año 2008 se introdujo la vacunación universal con vacuna neumocóccica conjugada 7 valente (VNC 7), sustituida por VNC 13 valente en el 2010. Se evidenció una efectividad vacunal de 95% frente a la enfermedad invasora causada por S. pneumoniae en niños con dos dosis13. Otros estudios muestran una reducción significativa sobre la carga de neumonía adquirida en la comunidad y las hospitalizaciones por neumonía y meningitis en el HP-CHPR14-16. No se dispone de datos nacionales acerca del impacto de la vacunación sobre las IOA. En los últimos años otros microorganismos han cobrado importancia como causa de IOA, entre ellos Kingella kingae, especialmente en niños bajo 5 años de edad. En Uruguay, en el año 2012 se comunican los dos primeros casos de aislamiento de este microorganismo en niños bajo 2 años de edad en una institución de asistencia privada17. Es fundamental continuar con la vigilancia de la etiología y el patrón de susceptibilidad antimicrobiana y la correlación clínica-evolutiva para profundizar en el conocimiento de esta enfermedad y optimizar su abordaje diagnóstico y terapéutico. Objetivo Describir la etiología y evolución de los casos de IOA en niños de 0 a 14 años de edad, internados en el HP-CHPR entre el 1 de enero de 2009 y 31 de diciembre de 2015. Comparar los hallazgos etiológicos con los del período 1 de diciembre de 2003 a 31 de diciembre de 2005. Pacientes y Métodos Se realizó un estudio descriptivo, retrospectivo, en el que incluyeron pacientes bajo 15 años de edad, con sospecha de IOA, hospitalizados en el período de 7 años antes indicado, en los que se aisló un agente bacteriano del tejido óseo y/o líquido articular y se tuvo acceso a su historia clínica. Se consideraron síntomas o signos de sospecha de IOA: dolor metafisario u osteoarticular, limitación funcional, edema, signos inflamatorios y fiebre. Se consideró caso sospechoso aquel con dichas manifestaciones clínicas y hallazgos imagenológicas compatibles y/o hemocultivo positivo. Se consideró IOA confirmada aquellos casos con aislamiento del microorganismo causal en muestras de punción ósea y/o articular3. La identificación de los pacientes se realizó a partir de la base de datos informatizada del Laboratorio de Microbiología del HP-CHPR mediante el análisis de todas las muestras de punciones óseas y articulares procesadas en dicho período. El cultivo de las muestras y la identificación de los agentes fue realizado mediante técnicas microbiológicas habituales18. El estudio de la susceptibilidad microbiana in vitro se realizó por el método de disco difusión de Kirby Bauer. A partir del año 2010 se utilizó para la identificación y estudio de susceptibilidad el método automatizado Vitek2 System®, Biomerieux. Se describió edad, género, topografía de la infección, microorganismo, susceptibilidad antimicrobiana, reactantes de fase aguda al ingreso (recuento leucocitario, concentración plasmática de proteína C reactiva-PCR) y hallazgos en estudios imagenológicos. Se evaluaron: plan terapéutico empírico inicial, duración de la estadía hospitalaria, necesidad de procedimientos quirúrgicos, complicaciones (sepsis, shock séptico, trombosis venosa profunda, osteomielitis crónica) y letalidad. Las fuentes de datos fueron la historia clínica y los registros del Laboratorio de Bacteriología del HP-CHPR. Para la descripción de variables discretas se utilizó frecuencias absolutas y relativas, y para las variables continuas mediana y rango. Se comparó la frecuencia de los microorganismos aislados en el período previo y mismo centro asistencial con los hallados en este período4. Para la comparación de grupos se utilizó test no paramétrico U de Mann-Whitney, de variables discretas test de chi cuadrado de Pearson y de Fisher. Se consideró significativo p < 0,05. Para el procesamiento se utilizó el programa Epi- Info 7.0 (2012). El estudio fue autorizado por la Dirección y el Comité de Ética del HP-CHPR. Se garantizó la confidencialidad y privacidad de los datos. Resultados En el período 2009-2015 se estudiaron 335 pacientes con sospecha de IOA. Se aisló algún microorganismo en 113 (34%). Se incluyeron en el estudio 86 niños (76%) con OIA confirmada; uno de ellos presentó dos IOA separados por cuatro meses en diferentes localizaciones y fueron considerados episodios independientes. Se excluyeron 27 por no contar con el registro completo de la historia clínica. La distribución anual de los casos incluidos fue 21 en el año 2009, 13 en 2010, 12 en 2011, 16 en 2012, 9 en 2013, 8 en 2014 y 8 en 2015. Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 235-242


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above