Page 50

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Experiencia Clínica 246 www.sochinf.cl variando entre los 2 y 70 días. En todos los casos se logró la curación clínica. Un caso fue reingresado en dos ocasiones por reaparición de sintomatología tras el alta. No se registraron fallecimientos. Discusión La brucelosis es una zoonosis infrecuente en nuestro medio. Hasta ahora, en el medio nacional se han publicado datos en relación a la epidemiología nacional2, un estudio de diagnóstico con nuevas técnicas serológicas5 y sólo un reporte de caso clínico en un niño de 11 años con brucelosis10. Este corresponde al primer reporte de una serie clínica de pacientes adultos con brucelosis, abarcando un período de 16 años. La magnitud e impacto de esta enfermedad en medicina humana en Chile es poco conocida y probablemente subdiagnosticada10, aun cuando se trata de una enfermedad de notificación obligatoria según el decreto número 158 del Ministerio de Salud. De ahí la importancia de esta publicación, que aporta datos sobre la forma de adquisición, presentación clínica, diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad infecciosa en nuestro medio. En relación al cuadro clínico, nuestros pacientes presentaron un cuadro inespecífico, fundamentalmente caracterizado por sensación febril, compromiso del estado general y mialgias, que es lo habitualmente reportado en la literatura médica11. Predominaron los casos agudos y subagudos, concentrándose el compromiso focal en los casos de más larga evolución y siendo el compromiso de columna el más frecuente. Llama la atención además que los casos subagudos con focalización se concentraron en los pacientes de mayor edad. Los hallazgos en el examen físico también fueron variados e inespecíficos, predominando la fiebre en 54%, por lo que el antecedente epidemiológico más importante pasa a ser aquí el del consumo de productos lácteos no pasteurizados y el de carne mal cocida, que en esta serie está presente en 10 de los 13 pacientes. En el laboratorio general predominó el aumento de parámetros inflamatorios, con leucocitosis en el hemograma, alza de VHS y aumento de PCR. Destacan también las manifestaciones hematológicas, entre las que se encuentra la anemia, que se presentó en 46%. Para el diagnóstico definitivo se utilizaron las técnicas de laboratorio recomendadas por la literatura científica. Sólo uno de los 13 pacientes tuvo un hemocultivo positivo para B. melitensis. Para el resto, el diagnóstico se realizó con técnicas serológicas, destacando la aglutinación en suero (12 de 13 muestras) y sólo en uno (el último paciente diagnosticado en el año 2016) con técnica de ELISA, reflejando la introducción de nuevas técnicas diagnósticas validadas5,12. En relación al diagnóstico serológico por aglutinación en suero en brucelosis, es importante aclarar que se considera clínicamente poco práctico esperar un alza en los títulos de anticuerpos por la demora que implica en iniciar el tratamiento antimicrobiano y se acepta como significativo para el diagnóstico un solo título ≥ 1:8013. Las ventajas de la técnica de ELISA versus aglutinación en suero, están en relación a una mayor sensibilidad en casos de brucelosis crónica, y a que es una técnica más rápida, menos engorrosa y que necesita menos horas hombre para su implementación5,14. Se estima que la detección simultánea de IgG e IgM presenta un mejor rendimiento diagnóstico; sin embargo, la detección de IgG por si sola sería más sensible que IgM y de mayor utilidad frente a las limitaciones de las técnicas de aglutinación. Con respecto al tratamiento antimicrobiano utilizado en esta serie de pacientes, predominaron los esquemas asociados y prolongados, en concordancia con lo que sugiere la literatura médica15. El esquema más utilizado en nuestros pacientes, mientras permanecieron internados, fue doxiciclina-gentamicina, y la mayoría de ellos continuó con doxiciclina-rifampicina tras el alta hospitalaria por un total de seis semanas, obteniéndose curación en todos los pacientes. El tratamiento para brucelosis no complicada recomendado actualmente es usar doxiciclina asociada a estreptomicina, aunque puede ser reemplazado por gentamicina con resultados comparables e incluso superiores. El régimen doxiciclina-rifampicina presenta una tasa discretamente superior de fracaso de tratamiento, pero puede ser escogido al permitir la administración vía oral. Deben completarse seis semanas de terapia antimicrobiana en total16. En los casos de brucelosis con focalización las terapias se prolongaron por cuatro meses (siendo lo mínimo recomendado tres meses)17, con respuesta satisfactoria en 100% de los casos. Limitaciones del estudio Esta serie cuenta con un tamaño de muestra pequeño (13 pacientes), lo que no permite establecer relaciones estadísticamente significativas entre las correlaciones halladas. Esto puede deberse en parte a que el análisis fue realizado sólo en tres centros de salud de la ciudad de Santiago, y a la baja incidencia de esta patología. Junto a esto, la muestra fue conformada únicamente por pacientes que requirieron ingreso hospitalario, por lo que nuestro análisis podría subestimar la incidencia de esta patología y sobreestimar las complicaciones propias de la brucelosis. Dado el diseño retrospectivo de nuestro estudio, en algunos casos nos encontramos con limitaciones del acceso a determinados datos, por falencias propias del registro que se realiza en la ficha clínica en la práctica médica habitual. Por último, la ausencia de seguimiento sistemático, o Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 243-247


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above