Infección neonatal y tamizaje universal paraStreptococcus agalactiae (β-hemolítico del grupo B)a la mujer embarazada. Recomendación técnica

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Documento www.sochinf.cl 259 Infección neonatal y tamizaje universal para Streptococcus agalactiae (β-hemolítico del grupo B) a la mujer embarazada. Recomendación técnica Comité Consultivo Infecciones Neonatales-CCIN Sociedad Chilena de Infectología Neonatal infection and universal screening for Streptococcus agalactiae (group B β-hemolytic Streptococcus) in the pregnant woman. Technical recommendation S treptococcus agalactiae (comúnmente denominado Streptococcus β- hemolítico del grupo B-SBHGB) emergió en los años setenta como la causa más común de sepsis y meningitis en niños bajo 3 meses de edad, con una tasa de mortalidad global que alcanzaba a 50%, la que ha disminuido a 4-6% en los últimos años1. Actualmente sigue siendo una principal causa de infecciones graves en recién nacidos de término (RNT) y recién nacidos prematuros (RNPT), presentándose como sepsis, neumonía y/o meningitis, con una incidencia actual de 0,5/1.000 recién nacidos vivos (RNV) en diversas latitudes2,3, aunque existen diferencias geográficas en la epidemiología de la enfermedad (7-38/1.000 RNV en África y Asia a 0,5-3,5/1.000 RNV en Estados Unidos de América)4,5. En nuestro país no existe reporte de una tasa específica de incidencia y/o mortalidad de la enfermedad invasora neonatal, dado que la vigilancia no se realiza por notificación de casos clínicos, sino que por reporte de cepas provenientes de infecciones invasoras, desde los laboratorios locales al centro de referencia nacional: Instituto de Salud Pública. Las infecciones invasoras por SBHGB se han clasificado como sepsis precoz (SP) si se presentan en los primeros siete días de vida o, sepsis tardía (ST) si ocurren después de la primera semana y hasta los tres meses de vida2. La mortalidad de la SP se sitúa alrededor de 12%, siendo superior a la de ST6. Los RNPT tienen un mayor riesgo de desarrollar SP por SBHGB con fluctuaciones entre 20 y 39%, triplicándose en los RNPT ≤ 1.500 g6. La meningitis por SBHGB, puede tener graves consecuencias o discapacidades tales como: deterioro de la visión, pérdida auditiva, retraso del desarrollo psicomotor e intelectual7. La mayoría de las infecciones SBHGB en los recién nacidos (RN), resultan de la transmisión de madre a hijo durante el trabajo de parto o en el parto mismo; sin embargo, esta infección es escasamente patogénica para la mujer y sólo adquiere mayor importancia en el entorno perinatal1,6. Se sabe que entre 10 y 30% de las mujeres embarazadas tienen portación vaginal transitoria, intermitente o persistente durante la gestación; de ellas, 50% de sus RN se colonizarán por SBHGB al pasar por el canal del parto y de los RN colonizados sólo 1% presentará SP o ST8. Estudios en mujeres embarazadas en el tercer trimestre en Chile, dan tasas de portación de 14 a 20%9,10. En la década de los ochenta, se logró demostrar que la profilaxis antimicrobiana intraparto (PAI), (con ampicilina u hoy en día penicilina), administrada a madres con factores de riesgo de infección neonatal resulta efectiva en prevenir la transmisión de la infección al RN, estableciéndose un período mínimo de cuatro horas previo al parto para la primera dosis de antimicrobiano, dado que con esto se reduce la tasa de colonización del RN a sólo 1,2%11. En el año 1996, en un trabajo conjunto de la American Academy de Pediatría-AAP, el American Congress of Obstetricians and Gynecologists-ACOG y los Centers for Disease Control and Prevention-CDC, se generaron las primeras guías de prevención de la enfermedad por SBHGB estableciéndose dos estrategias igualmente aceptables. La primera es la estrategia de tamizaje universal con cultivo de portación recto-vaginal, a las 35 a 37 semanas de gestación y la segunda, el manejo de las mujeres embarazadas según factores de riesgo clínicos de ser portadoras de SBHGB. Estas guías lograron disminuir en 65 a 80% la SP por SBHGB1,7,11. En el año 2002 el mismo grupo de trabajo, tras una extensa revisión de la evidencia disponible, estableció que la estrategia de tamizaje universal era superior a la de manejo por factores de riesgo, por lo que surgió la recomendación del tamizaje universal en la mujer embarazada entre las 35 y 37 semanas de gestación. Se recomienda la estrategia de PAI según factores de riesgo clínicos, sólo cuando el estado de portación de la mujer Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 259-262


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above