Page 70

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Nota Histórica 266 www.sochinf.cl agudeza de los ojos y el hablar no tendría fin. La mente humana es capaz de presentar poquísimas lecciones sobre la magnificencia y esplendor del poder divino; en la mayoría de los casos queda estupefacta y enmudece”. “El mundo de las cosas invisibles oculto para los antiguos, desde hace cien años empezó a develarse, proporcionando maravillas inauditas en forma y razón de vida…”. (Traducción literal del original en latín). En esta obra describió al género Monas como: vermis inconspicuus, simplicissimus, pellucidus, punctiformis (gusanos inconspicuos, simplísimos, trasparentes y puntiformes) y nombró 10 especies. El género Vibrio fue descrito como: vermis inconspicuus, simplicissimus, teres, elongatus (se agregan a lo anterior las características de cilíndrico y elongado), describiendo seis especies. Dos nombres de estas nuevas especies perdurarían: Vibrio bacillus y Vibrio spirillum. Además, incorporó al género Proteus describiéndolo como: vermis inconspicuus, simplicissimus, pellucidus, mutabilis (con la característica de cambiante o variable). En este momento es importante relevar al menos dos puntos de especial interés. Primero, es probable que los géneros creados por Müller no incluyesen exclusivamente bacterias sino también pequeños eucariontes, pues las técnicas microscópicas del momento no eran muy avanzadas y la diferenciación tajante entre los conceptos de procarionte y eucarionte, que recién comenzaría a aclararse con el botánico Ferdinand Cohn (ver más adelante), aún debería esperar más de un siglo su firme consolidación con los trabajos del destacado biólogo francés Edouard Chatton12. En segundo lugar, es destacable que Müller haya ubicado a todos estos nuevos grupos dentro de la clase de los Vermes o gusanos, a su vez dentro del reino Animalia, siguiendo así la senda trazada por Linnaeus. Christian G. Ehrenberg Este gran científico y microscopista alemán puede ser considerado el continuador de la obra de Müller y como éste uno de los padres fundadores de la Bacteriología y Protozoología (Figura 3). Nació en la ciudad de Delitzsch en Sajonia, Alemania, en 1795. Realizó entre 1820-1825 expediciones a África y Medio Oriente donde pudo recolectar extensas muestras de animales y plantas. En 1827 fue nombrado Profesor de Medicina en la Universidad de Berlín, donde trabajó por el resto de su vida hasta su muerte acaecida en 1876. Después de sus investigaciones iniciales en plantas y animales, prontamente su interés se centró en el mundo microscópico. En su famosa obra publicada en 1838 titulada: “Die Infusionsthierchen als vollkommene Organismen” (Los animalículos infusorios Figura 1. Animales infusorios. Ledermüller MF. Mikroskopische Gemüths- und Augen Ergötzung. 1760. Universitätsbibliothek Heidelberg. Figura 2. Otto Friedrich Müller (1730- 1784). Afamado microscopista danés. Su obra presenta el primer esfuerzo sistematizador de los infusorios o animalículos (Fuente: The Royal Library, Denmark). avanzar con éxito más allá de las simples agrupaciones creadas por dichos autores. Su principal obra de interés microbiológico -titulada “Animalcula infusoria fluviatilia et marina” (Sobre animáliculos infusorios fluviales y marinos)- fue publicada de manera póstuma en 178611. En el inicio del prefacio de esta obra el autor describe al mundo microbiano con estas bellísimas palabras: “Si las cosas que se pueden decir de los animalículos infusorios se narraran en detalle, bastarían palabras y la Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 265-269


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above