Page 71

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Nota Histórica www.sochinf.cl 267 como organismos perfectos)13, designa a los infusorios dentro de la clase Polygastrica, pues postula que poseen varios estómagos y otros diversos órganos, organizándose como animales perfectos y completos al igual que los grandes animales (en alemán vollkommene significa perfecto, ideal, completo). Dentro de esta clase reconoce 22 familias, siendo las de mayor interés bacteriológico la primera Monadina y la cuarta Vibrionia. En la familia Monadina describió 41 especies y nueve géneros, conteniendo principalmente bacterias de morfología cocoide. El organismo más pequeño descrito hasta entonces fue llamado sugestivamente por Ehrenberg Monas crepusculum. La cuarta familia Vibrionia (en alemán Zitterthierchen o en castellano animalitos vibradores) incluyó cinco géneros que pasarían a la posteridad: Bacterium, Vibrio, Spirochaeta, Spirillum y Spirodiscus. Esta familia contenía principalmente bacterias con morfología alargada o bacilar. Dada su trascendencia, en esta revisión se analizará sólo el origen del nombre del primer género mencionado. La denominación del género Bacterium es de origen latino y significa bastón o bastoncito (forma neutra y singular). Esta forma latina deriva de la palabra griega “bakterion” (diminutivo) cuyo significado es bastoncito. Dicha palabra deriva a su vez del griego “baktron”, cuyo significado literal es bastón. La palabra “bacteria”, la más utilizada actualmente, corresponde a la forma neutra y plural del término latino “bacterium” y su significado exacto corresponde a “bastones o bastoncitos”. Ehrenberg fue el primero en introducir esta palabra al léxico microbiológico. Sin embargo, su introducción al mundo biológico ocurrió unos años antes en 1825. El entomólogo francés Pierre André Latreille (1762-1833) utilizó por primera vez esta palabra para designar una especie de insecto de la clase Phasmatodea, es decir, el insecto alargado que vulgarmente denominamos en Chile “palote”. En este punto se requiere una pequeña reflexión. Müller había acuñado ya el término bacillus como una especie del género Vibrio. Este término deriva del diminutivo de la palabra latina baculum que significa bastón y por lo tanto tiene el mismo significado que bacterium. Una posible explicación de esta aparente redundancia, es que Ehrenberg conservó en su clasificación la especie Vibrio bacillus, descrita previamente por Müller, por lo que habría requerido incorporar una nueva palabra para denominar a otra clase de bastoncitos que él describió como un nuevo género. Como se puede observar existe una similitud evidente entre las palabras baculum y bacterium, pues se postula que ambas tienen un ancestro común en la lengua proto-indoeuropea cuyo significado original era bastón. La denominación de bacteria como unidad taxonómica mayor No es fácil dilucidar la senda que siguió esta nueva palabra y comprender cómo desde un simple género microbiano se transformó en la denominación de todo un grupo de seres vivos que hoy, en la clasificación tripartita moderna de los seres vivos, tiene el más alto rango taxonómico denominado Dominio14. El primer ascenso taxonómico de las bacterias se debe al alemán Maximilian Perty (1804-1884) que en 1852 incorporó en una nueva clasificación, dentro de la familia Vibrionida, una subfamilia denominada Bacterina15. Posteriormente, el investigador francés Casimire J. Davaine (1812-1882) a inicios de la década de 1850, desde el campo de las investigaciones sobre el origen de las enfermedades infecciosas -en particular la enfermedad de ántrax- describió cuerpos similares a bastones (petit corps filiformes) en ovejas muertas de esta enfermedad que denominó de manera general “bacteria” y luego “bacteridia”16. De esta forma, este término aún poco difundido adquirió gran notoriedad en la comunidad microbiológica de la época. Por otra parte, el botánico alemán Ferdinand Cohn (1828-1898) estableció en 1854 que la familia Vibrionia de Ehrenberg (no así la familia Monadina, probablemente por ser un grupo muy heterogéneo o polifilético) debería ser clasificada dentro del reino vegetal y por ello dejar de ser parte del grupo de los Vermes en el reino Animalia (Figura 4). Su justificación se basó en estudios acuciosos que demostraron que esta familia, como grupo, presentaba estrechas similitudes con algas microscópicas (i.e. cianobacterias). Finalmente, Figura 3. Christian Gottfried Ehrenberg (1795-1876). Gran naturalista y microscopista alemán. Continuó los trabajos de Müller sobre sistemática y propuso un nuevo esquema clasificatorio de los infusorios (Fuente: enciclopedia Wikipedia). Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 265-269


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above