años, no presentando recaídas durante ese período de tiempo. El antiparasitario de elección en la hidatidosis es albendazol. Su uso es controvertido y variable según la experiencia mundial. Previo a la cirugía reduciría el riesgo de diseminación de la enfermedad, la liberación de escólices viables y de líquido hidatídico que podrían generar reacciones anafilácticas mortales. Por otro lado, el tratamiento podría adelgazar la pared quística con el consiguiente riesgo de rotura durante el procedimiento5,9. En la experiencia de Turgut5 en Turquía, se empleó albendazol o mebendazol en 60% de los casos. Se indicó por rotura accidental del quiste o ante la imposibilidad de resolución quirúrgica por quistes múltiples. Algunos autores recomiendan iniciar el tratamiento con albendazol 10 mg/kg/día vía oral previo a la cirugía y continuarlo durante al menos tres meses después12. Otro grupo de expertos recomiendan el uso de albendazol sólo en aquellos pacientes con múltiples quistes intracraneales o en otra localización, quistes residuales postquirúrgicos o en los casos de rotura intraquirúrgica10. En la serie