Comunicación Breve - Fatiga de vigilancia (fatigatio vigilantiae) durante epidemias

Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017

Comunicación Breve Figura 1. Ejemplo de fatiga de vigilancia. El número acumulado de casos reportados en la etapa inicial de una epidemia puede reflejar el número de casos correctamente (línea recta continua). A medida que el tiempo pasa, la eficacia de la notificación de casos disminuye debido, por ejemplo, a la escasez de personal o suministros de laboratorio y al elevado número de pacientes que abruman los sistemas de salud (flecha). Esto puede resultar en un número incompleto de casos reportados (línea de curva continua), que no refleja el número real de casos (línea discontinua). www.sochinf.cl 289 Fatiga de vigilancia (fatigatio vigilantiae) durante epidemias Daniel Romero-Álvarez, A. Townsend Peterson y Luis E. Escobar Surveillance fatigue (fatigatio vigilantiae) during epidemics This manuscript presents the concept of “surveillance fatigue” (fatigatio vigilantiae), to describe an epidemiological scenario of an evident underreporting of cases during overwhelming epidemics. We revised past epidemics and found that surveillance fatigue is a common pattern, thus, it may be a useful concept in modern epidemiology. Key words: Epidemics; epidemiology; fatigatio vigilantiae; surveillance fatigue. Palabras clave: Epidemias; epidemiología; fatigatio vigilantiae; fatiga de vigilancia. Introducción La recolección, interpretación e intercambio de información sobre enfermedades con los organismos de salud se ha denominado vigilancia epidemiológica. Los datos de vigilancia pueden evolucionar en hipótesis de causalidad y correlación, pero también en predicciones sobre las que pueden basarse estrategias preventivas. Por ejemplo, al inicio de la epidemia del virus Zika en 2016, los datos epidemiológicos iniciales permitieron el desarrollo de sistemas de alerta tempranos1. Sin embargo, la vigilancia epidemiológica pasiva y activa puede verse comprometida, especialmente en los países en desarrollo2,3. Descripción de caso Presentamos el concepto de fatiga de vigilancia4, o fatigatio vigilantiae, definido como el reporte incompleto de casos durante o después de períodos de alta incidencia de enfermedad durante un brote o epidemia. Este subreporte ocurrirá a menudo en las epidemias abrumadoras que sobrecargan al personal y los recursos de las instituciones de salud. Evidentemente, esa sub-notificación sistémica puede conducir a la toma de decisiones incorrectas que afectan la eficacia de las intervenciones de salud pública5. Hospital General Enrique Garcés, Quito, Ecuador. Unidad de Epidemiología (DRA). University of Kansas, Lawrence, Kansas, USA. Biodiversity Institute (ATP). University of Minnesota, St. Paul, Minnesota, USA. Department of Fisheries, Wildlife and Conservation Biology (LEE). Conflicto de intereses. Los autores declaran la ausencia de conflictos de interés. Fuente de financiamiento: Este manuscrito no fue financiado por ningún fondo. Recibido: 5 de agosto de 2016 / Aceptado: 14 de marzo de 2017 Correspondencia a: Luis E. Escobar lescobar@umn.edu Como ejemplo, la explosiva epidemia de Chikungunya en las Américas en 2014 provocó que los sistemas de salud no pudieran detectar y reportar todos los casos por país por semana4, demostrando una evidente meseta en la notificación de la enfermedad, especialmente en países con sistemas de vigilancia débiles. Así, el número de casos de Chikungunya no reflejó el tamaño de la epidemia. Desatender esta fatiga de la vigilancia mientras se crean índices epidemiológicos como la incidencia o el riesgo de letalidad provoca una apreciación errónea de la magnitud de la epidemia6. Estudios epidemiológicos al comienzo de una epidemia podrían reflejar correctamente el número de personas infectadas (Figura 1), pero limitaciones posteriores en los suministros de laboratorio o del personal pueden conducir a fatiga de vigilancia. Por ejemplo, en la pandemia de influenza A H1N1 en 2009, países con sistemas de vigilancia fuertes tuvieron dificultades para mantener un informe preciso de los casos debido a sus características abrumadoras; en este escenario, los suministros de diagnóstico de laboratorio fueron consumidos antes del pico de la epidemia, socavando la vigilancia7. Durante la epidemia de Ébola en 2014, una sub-estimación de casos en Liberia fue claramente identificada y descrita en los informes de la Organización Mundial de la Salud8. La disminución de la incidencia se catalogó como “poco probable que fuera genuina” debido a la notable evidencia de sub-notificación8. Durante el brote de fiebre amarilla en Angola en 2016, las notificaciones de casos locales se retrasaron incluso con una vigilancia local eficaz y con el apoyo internacional9. Rev Chilena Infectol 2017; 34 (3): 289-290


Revista-Chilena-de-Infectologia-3-2017
To see the actual publication please follow the link above